EL TRABAJO SIMPLE Y EL ARTE DE TRABAJAR.

Cuentan que Salvador tenìa un trabajo, el cual sòlo consisia en acomodar productos enlatados en el estante de conservas todos los dias llegaba a la misma hora y colocaba las latas de la misma forma en que lo habìa estado haciendo tiempo atràs, solo sacaba las latas y las acomodaba sin cambio alguno. El pensaba que con esto tenìa asegurado su trabajo ya que solo hacia lo que se tenìa que hacer.

Un dìa salvador se enfermo y tuvo dos dias de incapacidad, entonces fuè remplazado por otro empleado  de nombre Antonio, al cual se le indico en que consistia el trabajo de Salvador y comenzò su labor abrio las cajas y se dio cuenta que las latas eran de diferentes tamaños y colores,  se le ocurrio acomodarlas de una forma simètrica, en donde èl aprovecharìa los tamaños y colores para que el estante tuviera una presentaciòn que atrajera la atenciòn de quienes lo observaran.

Busco al gerente y le comento su idea, el gerente le dijo que lo pondrìa a prueba que colocara las latas como se  lo sugerìa y solo tendrìa un dìa para ver la reacciòn de los clientes. Y asì fuè como Antonio coloco las latas con emociòn de saber que es lo que ocurrirìa. Cuando los clientes recorrieron dicho estante les llamo la atenciòn, primero observaron con detenimiento las latas y luego poco a poco tomaban las latas, en ratos Antonio daba un recorrido por el estante y volvìa a acomodar en forma simètrica los espacios que quedaban, y asì fuè todo el dìa. El estante al ir cambiando de forma seguìa siendo atrayente para los clientes. El gerente al darse cuenta de que aquèl cambio estaba favoreciendo las ventas, decidio llamar a Atonio a la gerencia para contratarlo en el puesto de acomodador Antonio  feliz acepto.

Cuando Salvador  regresò al trabajo, y se disponìa a acomodar las latas, el gerente lo llamo  y le informo que  a partir de ese momento trabajarìa en la bodega solo recibiendo las cajas de la mercancia para acomodarlas, como siempre se habìa hecho sin ningùn cambio.

4 respuestas a EL TRABAJO SIMPLE Y EL ARTE DE TRABAJAR.

  1. Fernanda dice:

    ¡Pobre Salvador! Creo que faltan puntos y acentos, pero bonita tu historia. Moraleja: En tiempos de libre nmercado, el que da más lata, te come el mandado…

  2. Alisma dice:

    Hola, Hermelinda:

    Me gusta la historia. Coincido en que falta darle otra leída para corregir acentos y puntos.

    Otra moraleja: Camarón que se duerme…

    Saludos😉

  3. Hola. Coincido con que es necesario revisar puntuación y ortografía, pero también creo que el final podría ser un poco más amplio, para entender el cambio de situación de Salvador con más claridad.

    Saludos y seguimos…

  4. caskabel dice:

    Hola. Quizá otra recomendación sería el buscar sinónimos para las repetidas. Por ejemplo: “… y colocaba las latas de la misma forma en que lo habìa estado haciendo tiempo atràs, solo sacaba las latas..” En vez de nombrar dos veces la palabra latas podrías poner algo así como “… y colocaba las latas de la misma forma en que lo habìa estado haciendo tiempo atràs, …solo las sacaba…
    Saludos!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: