La felicidad de los dioses / Los lobos del infierno

Eduardo.

La felicidad de los dioses

El es un dios fuerte, que le ha brindado todo a ella, su amor, su comprensión, su cariño y sus riquezas. Ella nunca ha estado satisfecha con nada, ni con ella misma. Siempre tratando de huir de su presente para encontrarse con un futuro de arrepentimiento por el pasado. El esta tratando de retenerla, pero su esfuerzo será inútil, ya que ella nunca ha estado ahí con el, siempre ha estado lejos, muy lejos. El le consiguió un perro de mascota, trato de formar una familia con ella, pero al acercarse demasiado y al querer intimar tanto, ella ha querido salir corriendo de forma desesperada. Que pareja, el rostro de el expresa desesperación, pareciera como esos niños que han perdido a su madre y no logran encontrarla entre la multitud. Ella pareciera que se ahoga aprisionada por los brazos de él, y se ve que todo su ser hace un esfuerzo supremo por desprenderse y alejarse. Es increíble ver que a pesar de ser dioses muestren tanta angustia y desesperación, mas parecidas a la miseria humana que a la supuesta dicha de las deidades.

Los lobos del infierno

El es un gran dios y un gran guerrero, sus brazos fuertes, su pecho y tórax de acerco, su gran barba, y todo lo demás muestran su gran poderío, el cual ha utilizado para rescatar a su amada diosa de las garras de los lobos del infierno. Ella es una diosa hermosa, de piel delicada, de color tan puro como la leche y de aroma dulce como las flores.

Tal pareciera que ella aún se encuentra un poco perturbada por la aventura sucedida. El haber caído por su fragilidad, en las garras de los enemigos de los dioses la puso en una circunstancia de desesperación. Pensó que pasaría noches en vela esperando ser rescatada por su amado, pero se equivocó, ya que ni siquiera se puso el primer sol, cuando él con su trinche mágico y su descomunal fuerza ya había acabado con más de una docena de cientos de lobos que la mantenían prisionera. Ahora están juntos, listos para continuar con su eterna unión sin que nada los separe.

6 respuestas a La felicidad de los dioses / Los lobos del infierno

  1. Fernanda dice:

    Hola Eduardo. Está padre tu texto. Creo que cumple con el propósito de describir la misma estatua presentando en quien la describe, dos estados de ánimo distintos. Seré biberona, pero hay detalles de acentuación.

  2. nierikadeldesierto dice:

    Hola Eduardo:

    Me gustaron mucho tus textos. En el primero el título me hizo pensar que ese sería el de la perspectiva de la felicidad, y sin embargo todo lo contrario. Esa ironía me encantó.
    Si debes checar varios acentos, sobre todo en tu primer texto.
    En el segundo, eso de la docena de cientos de dioses no sé como me suena, pero se me hace medio raro.
    Ah, y un comentario al margen. En tu primer texto te sorprendes porque “a pesar de ser dioses muestran anguatia y desesperación”… Una de las características más importantes de los dioses grecolatinos era un alto grado de humanización. Poseían cualidades y defectos de los hombres. Por supuesto había una exaltaxión en ellos, pero no era el dios inalcanzable, etéreo e incorpóreo de los católicos; sino que eran dioses en extremo pasionales. Sentían ira, celos, envidia, odio, angustia… Chismorreaban, se peleaban, se mataban…
    ¡Es increíble!

    En fin, sólo dato cultural, jeje.

    Saludos,

    Ana

  3. ange1ica dice:

    Hola Eduardo:
    Me sorprendió que las emociones fueran desde el punto de vista de los personajes, pero me parecieron bién, sin embargo debes revisar la puntuación, porque ello podría mejorar tu texto; por otro lado coincido con el comentario de Ana, en cuanto a los dioses griegos.

  4. Eduardo De la Rosa dice:

    Fernanda, gracias por lo de los acentos (sigue siendo mi coco porque no me he podido poner a estudiar ortografía). Y no eres biberona (jeje), al contrario, se agradece la retro-alimentación. Ana, muchas gracias por los consejos y sobretodo por el contexto de los Dioses, !me voy a poner a leer un poco mas de mitología! Angélica, gracias por el consejo, ya me voy a poner a estudiar también puntuación, ya que lo sigo haciendo de forma empírica con lo poco que recuerdo de las clases de español, que por cierto, nunca me gustaron (he aquí las consecuencias). Saludos a las tres!! Eduardo.

  5. Alisma dice:

    Hola, Eduardo:

    Me parecen interesantes los textos. Coincido con lo de los acentos y con Ana en lo de la frase de “decenas de cientos”; también me hizo un poco de ruido en donde dices:

    “El es un gran dios y un gran guerrero, sus brazos fuertes, su pecho y tórax de acerco, su gran barba, y todo lo demás muestran…”

    El “y todo lo demás”, como que no, pienso que estaría mejor si se quitara porque en realidad no le dice nada al lector (bueno, eso digo yo, ji).

    Saludos😉

  6. Saludos a todos. Siguen mis comentarios.

    Las observaciones de los compañeros me parecen muy pertinentes; quiero agregar que éste puede ser el mejor ejercicio de Eduardo hasta el momento, porque se puede leer de dos maneras: tanto los sentimientos de los personajes de la escultura como los de alguien que los observa (e interpreta) podrían ser lo que estamos leyendo. Además el contraste de los títulos con los textos es muy bueno. Felicidades.

    Seguimos…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: