Destiempo y Arrebato

Ana

DESTIEMPO

En la entrada del museo cruzaron sus miradas, tras una cierta extrañeza  se reconocieron. Habían pasado más de veinte años. Caminaron juntos casi sin palabras asomándose de sus labios. Ambos habían recorrido ese lugar mil veces, pero lo familiar un día se nos vuelve extraño y ante el genio de Bernini, ambos se detuvieron impactados. Aunque ya conocían esa estatua y el mito, nunca la habían visto así… Tras unos minutos de silencio, fue él quien habló primero…

-Debí haberte raptado

(Ella no respondió)

-Debí haberme enfrentado a tu padre, no debí haber sido tan cobarde. Debí haber sido como Plutón. Míralo;  tan decidido, tan fuerte, tan valiente…

-En ese momento los dos lo veíamos como el Can Cerbero, como el guardián de los infiernos.

-Pero míralo aquí, se ve tan poco amenazador…

(guardaron silencio unos minutos)

-Mi padre murió unos meses después de que te fuiste a Europa  (Él agachó la mirada) Quise sorprenderte. Compré un boleto de avión, llegué a Madrid y me quedé con unas tías hasta que conseguí tu dirección… (con lágrimas en los ojos traga saliva)… Ya te habías casado…

ARREBATO

-Ándale, apúrate!!! (Lo toma del brazo y lo jala con velocidad hasta que entran a una sala muy iluminada) Aquí es…

-¿Y cuál es la estatua?

-(Con un gesto que se ilumina de golpe señala al centro) Esa de allá. Ven.

-Pero es muy violenta, ¿no te parece?

-Pues es que ese es el punto. Así concibo yo el amor… No me hagas esa cara, evidentemente nunca has amado con tanta pasión.

-Más bien nunca he deseado lastimar a alguien que he amado. Creo que el amor debe ser tierno.

-¡Claro! Así como debe ser respetuoso y cariñoso. Pero no me estás entendiendo. No me refiero a que te maltraten, yo eso no se lo toleraría a David jamás. Me refiero a otra cosa…(Pensativa).. ¿Te acuerdas cuando anduve con Ariel?

-Si

-Fuimos amigos mucho tiempo hasta que un día nos dimos cuenta que sentíamos algo más profundo. Y vaya que lo fue. Pero fue algo paulatino, fue un amor familiar y cómodo. Y por eso mismo (y otras cosas) se volvió monótono… Bueno, pues con David es diferente, fue… como un golpe… como si me hubieran atropellado… No digo que sea violento en un mal sentido, no te fijes en el rostro de desesperación que tiene Propserpina. Debes ver más allá… Yo lo que veo es pasión….Muchísima pasión… Veo deseo, veo necesidad del otro, veo violencia y veo arrebato…  ¡Míralos! ¡Mira como la toman sus manos! ¡Mira cómo la desea! Cuando amas tanto a alguien no quieres dejarlo ir… Quieres sentir su cuerpo en tus manos… (Sonríe) Quieres sentir sus manos en tu cuerpo… Yo sólo te digo…. La química sexual que tengo con David, jamás la tuve ni de chiste con Ariel… Y créeme, no tiene nada que ver con sometimiento o fuerza. Es pura pasión. (Voltea hacia la estatua). Pensé que con eso entenderías…

-Entiendo que quieras conocerlo más, pero no entiendo que te quieras mudar a Polonia con él y dejar todo atrás. ¿A dónde se te fue la cordura?… (La mira con ternura y la abraza). Pero sabes que siempre te voy a apoyar hermanita, eso es aparte…

-Yo sé…. Es sólo que ya me harté de la cordura. De vez en cuando hay que lanzarse al abismo, ceder el control, PADECER, padecer el amor, la pasión… la locura. Ojalá también algún día tú pierdas la cordura.

(Suspira, mira la estatua y sonríe)

10 respuestas a Destiempo y Arrebato

  1. Alisma dice:

    Hola, Ana:

    Me gustaron mucho las historias.

    ¡Ah, qué coraje con el muchacho de Destiempo por impaciente! No que tanto amor, ¡estos hombres! Lo único sería que al final me perdí un poco porque no estaba muy segura de quién hablaba. Básicamente fue porque lo que está entre paréntesis -“(Él agachó la mirada)”- me desvió y después, al volver a ver un guión, me fui de largo y pensé que era él y era ella.

    En Arrebato, me encantó que el diálogo se diera entre hermanos.

    Saludos😉

    • nierikadeldesierto dice:

      Hola Alisma:

      Gracias por tu comentario. Tienes razón, creo que no es tan claro al final de destiempo quien habla. Quizá debí haber puesto la acotación entre ambos enunciados (el penúltimo y el último), para que se viera que todo es lo que ella dice. En fin, ahora mismo lo corrijo…

      Saludos,

      Ana

  2. caskabel dice:

    Hola Ana,

    Soy Alejandra, yo escribí Hades y Perséfone. Gracias por tus comentarios.

    Tu texto logra transmitir en los diálogos unos sentimientos, que creo es el click del cuento de Hemingway… Felicitaciones, ¡no es cosa fácil lograrlo! Me gustaron los títulos, muy apropiados y buen enganche, pues entregas al lector lo que ofreces. Cuéntame, ¿los pusiste al final o partiste de ellos? Concuerdo con Ana en que me gustó que el diálogo sea entre hermanos… Para mi fue como una grata sorpresa.

    Saludos,

    Alejandra

    • nierikadeldesierto dice:

      Alejandra:

      Que padre tu comentario, gracias!

      En el caso de los títulos, los puse al final, casi siempre hago así porque suelo ser sumamente distraída y me pierdo muy fácilmente en mis ideas. Poniéndole el título primero, condenaría mi historia a seguir la idea original; y cuando empiezo a ecribir surgen ideas paralelas y nuevas, y el texto acaba siendo modificado muchas veces hasta que creo que ya quedó. (Siempre podría seguir y seguir corrigiendo, pero creo que hay que aprender a soltarlo). Así que ya viendo el resultado final es cuando pienso en el título.

      Y aún así, creo que de pronto el texto queda disperso. En dos ejercicios ya se me ha hecho la sugerencia de acortar la primera parte porque si el punto del relato es otro (que se demuestra al final), lo primero debería quedar ocmo una introducción. Eso es algo en lo que aún debo poner mucha atención. Si se me va el hilo de pronto…🙂

      En fin,

      Saludos,

      Ana

  3. Fernanda dice:

    Hola Ana. Padres tus dos textos, me gustó más el primero, aunque los dos están a todo dar. En Destiempo me queda muy claro el estado de ánimo adolorido, en arrebato, siento cierta ambigüedad, un sutil grito de ¡Raptame! Están muy padres.

  4. nierikadeldesierto dice:

    Hola Fernanda.

    Que bueno que te gustaron los textos. Dime,¿dónde sientes ambigüedad, en la historia, en la perspectiva, en el diálogo? Porque de pronto releo el segundo texto y algo siento que le falta y no sé que es. Me ayudaría quizá la sugerencia, quizá vaya por ahí.

    Saludos,

    Ana

  5. ange1ica dice:

    Hola Ana:

    Felicidades, me gustaron mucho tus textos y la forma de diálogo que usaste es apropiada para reflejar las emociones.

  6. Eduardo De la Rosa dice:

    Hola Ana,

    Me gustó mucho “Destiempo”, es una historia triste de falta de decisión y arrepentimiento. Solo se me hace poco creíble la reacción de dos personas que no se han visto en veinte años y que tenían un amor como el expresado en el texto. Se perciben muy calmados. Si yo viera a algunas de mis ex-novias del pasado creo que el corazón me comenzaría a latir fuerte y no sabría como reaccionar, quizás estaría muy nervioso, sobretodo después de tanto tiempo. Por otro lado, me dio coraje con el personaje masculino, ¿como es posible que te cases a lo pocos meses de haber roto con el amor de tu vida? quizás no la quería tanto (jeje, este es mi gusto personal por el texto).

    El texto de “Arrebato” me transmitió más desesperación que felicidad, aunque creo que se cumplió el objetivo de transmitir un estado de ánimo.

    Creo que habría que revisar si la puntuación y los símbolos utilizados están usados de forma correcta (no soy experto y en mis textos tengo muchos errores de este tipo). Saludos, Eduardo.

  7. Saludos a todos. Siguen mis comentarios.

    Como en otros ejercicios de esta ronda, acaso porque las instrucciones eran tan acotadas, el resultado ha sido un par de textos que se van por su lado a desarrollar emociones y sentimientos. No está mal (nada está mal: de hecho, como sabemos, este taller tiene como fin ayudarlos a escribir cada uno a su manera, de acuerdo con sus intereses y visiones personales), pero sí necesito pedirles, en general, que consideren repetir el ejercicio para (como ya escribí por ahí) tener la experiencia de trabajar sobre la base de la encomienda.

    Algo que me llama la atención y me parece interesante (además de que ya ha ocurrido antes) es que los dos ejercicios paralelos han tendido a complementarse. Ésta es una idea muy interesante y rica. A más de lo dicho hasta ahora, necesito agregar que frases como el remate de la segunda historia (“De vez en cuando hay que lanzarse al abismo, ceder el control, PADECER, padecer el amor, la pasión… la locura. Ojalá también algún día tú pierdas la cordura”) me parecen un poco forzadas, impostadas. No es imposible que alguien hable así pero podríamos ver más momentos de esos modos exaltados en otros puntos del texto.

    Seguimos…

  8. dubriel dice:

    Hola Ana:
    En esta parte repites “debí”, creo que puedes hacer algunas sustituciones con el mismo sentido.
    -Debí haberme enfrentado a tu padre, no debí haber sido tan cobarde. Debí haber sido como Plutón. Míralo; tan decidido, tan fuerte, tan valiente…
    Saludos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: