Postgatos

Hace muchos muchos años, cuando los seres humanos aún habitaban una gran parte del planeta tierra y la dominaban politicamente, estos tenían esclavizada a una variante de la especie felina que domesticaron durante milenios, los antepasados de lo que hoy conocemos como postgatos.

Esta evolución de los gatos domesticados, aprendió en silencio de los más grandes errores de los seres humanos, quienes se destruyeron unos a otros en una serie de guerras y condiciones distópicas. Apesar de que los hombres y mujeres siempre destacaron a los gatos como animales sumamente inteligentes, jamás especularon en las posibilidades evolutivas de éstos.

Conforme la humanidad padecía incurables enfermedades, además de violencia e intolerancia extrema, el índice de mortalidad aumentaba drásticamente, las personas luchaban por su propia sobrevivencia y olvidaban los esquemas sociales que alguna vez les permitieron una convivencia como la que tenían cuando vivían en familias, en suburbios o barrios en cuidades grandes, en países con políticas exteriores. Aquellas familias tenían perros y gatos que nunca pelearon entre ellos como los humanos interpretaban sus riñas, en realidad los perros fieles a sus dueños, perseguían a los gatos como un acto de protección, activado por un único sentido canino que sospechaba de la independencia, la pulcritud y astucia de los gatos, cuya manifestación no era exactamente la del correcto comportamiento ante un amo.

Murieron uno a uno los humanos, el planeta poco a poco se rehabitó por nuevas especies que evolucionaron y se adapataron a las nuevas condiciones climáticas. Los postgatos permanecieron en el territorio de la antigua Sudamérica, donde hasta ahora, son una congregación que no se ha visto amenzada por otras especies en peligro de exitinción o en busca de más espacio para los suyos. Pocas peleas se ven en estos días, las minorías que quedan han logrado una paz extraordinaria.

Los postgatos han encontrado un lugar en el cual establecerse y recibir más postgatos enviados de otros sitios del planeta. Los postgatos han formado una suerte de sociedad propia que fundó sus bases en las utopias que los humanos nunca alcanzaron. Los postgatos tienen un sistema alimenticio en el que unos cuantos se encargan de distribuir cantidades iguales de comida a todos los miembros del gran grupo, no padecen de hambre ni de  educación o entretenimiento. Ningún postgato desconoce el pasado de su actual realidad. Organizan a través de un sistema educativo, una serie de viajes para entender en qué se ha convertido el mundo en el que ahora viven, lo fallido del ser humano y lo afortunados que son de ser una de las especies que permanecen libremente en el legado. Los postgatos adoptaron costumbres como la meditación y el aislamiento en silencio constantes, la lectura de los libros recopilados, la escritura y la narrativa oral, la alimentación prudente y vegetariana. La unión libre por amor y el embarazo hasta alcanzar cierta madurez. La música, el teatro, el esgrima y los juegos de mesa como el ajedrez y las trivias matemáticas. El objetivo es el mismo de siempre, procurar la inteligencia mental y emocional.

En el día a día los postgatos recuerdan a sus antepasados, quienes tuvieron la misión de observar a otros seres existentes y desarrollar una inteligencia superior que en el fin de todas las cosas les permitiera sobrevivir.

4 respuestas a Postgatos

  1. dubriel dice:

    Hola otra vez.
    Un relato de connotaciones sociológicas diría yo, muy bien logrado.
    En el penúltimo párrafo, en las primeras frases se repite bastante la palabra postgatos.
    Saludos

  2. magy25 dice:

    Hola

    Me gusto y me logre imaginar las postgato, pero pienso que un poco màs breve y con fuerza hubiera permitido captar por completo la atenciòn del lector. Este capìtulo es para una serie de postgatos.
    Muy bien
    SALUDOS

  3. Hola. Siguen mis comentarios de esta ronda…

    Este texto me parece que juega con una idea semejante a la de un ejercicio previo (transgatos), pero al creérsela a pie juntillas, en vez de verla como una leyenda urbana, el tono del texto se vuelve distinto: es una historia de corte fantástico, que no deja de ofrecer una reflexión sobre la condición humana pero lo hace en términos menos específicos, más “universales”, como se dice a veces. Creo que este efecto se podría intensificar jugando más al ensayo, como sugerí en algún otro comentario de otro ejercicio semejante. Un buen ejemplo en este caso podría ser la novela Hacedor de estrellas de Olaf Stapledon, que no sólo explica toda clase de criaturas y civilizaciones futuras sino que logra una historia del universo entero (de verdad) sumamente conmovedora.

    Saludos y continuamos.

  4. Eduardo De la Rosa dice:

    Hola Elvis, me gustó la historia, aunque coincido en que me sonó familiar a algún otro de textos escritos antes. Me gustó mucho el final con la idealización de la forma de vida de los Postgatos que inspira mas a una replica de la aspiración que debiéramos tener los seres humanos. Saludos, Eduardo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: