Transgato

-Ana-

En un futuro más cercano que lejano…

En una época de indagación genética en la que la gente aún se cuestionaba si los alimentos transgénicos eran dañinos o no, tuvo auge el mito del transgato

Se dice que todo inició en un laboratorio donde se experimentaba con animales. Los investigadores no eran más que un puñado de soñadores que querían revivir algunas especies extintas y salvar otras cercanas a la desaparición. Tras varios fracasos sus investigaciones perdieron el rumbo y volaron más allá de donde pudo alcanzarlas la cordura. Todo terminó volviéndose un mero juego.

Y así fue como surgió la generación de los “trans”, que eran animales que iban más allá de sí mismos. El transperro por ejemplo, era un animal más dócil, fiel y cariñoso que su antecesor; el transcaballo doméstico con silla incluida comía cada mes y no necesitaba detenerse a descansar; el transdelfín tan de moda desde el inicio, abrió las puertas a una nueva era de la delfinoterapia en la que desde el vientre materno aprendían los bebés a hablar. Y claro, cómo olvidar al transburrito zacatecano que cargaba no dos, sino seis barriles de mezcal para que más gente lo siguiera en las callejoneadas a bailar con las tamboras. ¡Todo un personaje!

Una navidad surgió la noticia de que estaban trabajando en un nuevo protocolo que darían a conocer a mediados del siguiente año. Pero ese no era un año cualquiera ya que desde ese momento, el ambiente y los comerciales televisivos apestaban a elecciones presidenciales. El país aún no se recuperaba de la peor crisis económica de su historia cuando allá por el 2011 en un atentado, tras asesinar al presidente, los narcotraficantes trataron de tomar el poder. La ayuda que brindó Estados Unidos implicó una deuda externa tan elevada que fue necesario venderle después Chihuahua y Coahuila.

Y aunque ya habían pasado más de veinte años de aquel incidente, la gente había perdido la fe en la política. Lo que mantenía vivo al país era el auge científico que se estaba viviendo por la internacionalización de los trans, pero eso mismo empezó a preocupar al agónico pero aún vivo IFE que temía las posibilidades de una dictadura cientificista.

Por eso mismo no fue casualidad que una mañana nublada de febrero, en primera plana los encabezados anunciaran que tras una irrupción nocturna en los laboratorios, había escapado el protocolo no domesticado del transgato. Alguien lo había liberado y no habían sido los grupos a favor de los derechos de los animales, como se había pensado…

Los investigadores aseguraban que no había razones para temer, que sus características que iban más allá de la felinidad habitual no eran peligrosas. Sin embargo el temor a lo desconocido junto con la complicidad de los medios de comunicación, aumentaron el miedo y el acontecimiento se volvió mito.

Se dijo que si bien al inicio sólo era un gato más hábil para cazar ratones, pronto se activó la “mejora” genética y sufrió drásticas transformaciones. Se le describía como un felino más grande que un gato, pero más pequeño que un lince. Sus habilidades para cazar eran superiores a las de los otros felinos; alcanzaba alturas impresionantes y contaba con la precisión necesaria para cazar un águila en pleno vuelo al momento de bajar por su presa. Su visión era tan aguda que podía ver, incluso en total obscuridad, a los demás seres vivos por su actividad genética. Se decía también que tenía un sistema de memoria muy avanzado aunque también distorsionado, y que por ese mismo sistema revivía recuerdos de sus antecesores que le llevaron a desarrollarles rencor.

Y por ello inició la matanza…

Fueron cuatro muy sangrientos meses. Las noticias de gatos domésticos masacrados recorrían el país entero. Constantemente aparecían nuevos testigos que habían visto al transgato o que habían perdido  cruelmente a sus gatos de la noche a la mañana.

Y en una época en que se desarrollan o albergan mitos en medio de las crisis (¿recuerdan al chupacabras?), el transgato, que por cierto también tuvo su canción, cruzó fronteras y se volvió un fenómeno transnacional.

El final de esta historia es feliz (desde alguna que otra perspectiva). Dos semanas antes de las elecciones, el transgato fue capturado por la Asociación Nacional De Cazadores, A.C. que hacía tan sólo unos meses había recibido un fuerte apoyo económico por parte de uno de los partidos políticos democráticos (ja) del país.

…¿Quién creen que ganó las elecciones?…

Transgato: (Tran, trans- más allá de) Mito urbano mexicano de origen desconocido, referente a un gato creado en un laboratorio de investigaciones genéticas; que posee características felinas que van más allá de sí mismas, y que tras escapar del laboratorio, recorrió el país entero masacrando gatos domésticos por un odio originado en recuerdos ajenos. Fue cazado por colabores del partido que ha gobernado desde entonces al país…

12 respuestas a Transgato

  1. nierikadeldesierto dice:

    Hola todos!

    Disculpen la tardanza con mi texto.
    Tuve una semana pesada. Pero acá está fresquecito y listo para sus comentarios…
    Por mi parte, ahora sí iniciaré mi lectura de los suyos para tener hoy mismo, comentarios para todos.

    Saludos,

    Ana

  2. Eduardo De la Rosa dice:

    Hola Ana, me gustó lo bien elaborado de tu texto. Me pareció muy inteligente la mezcla de lo científico con la política, y la creatividad que utilizas. Solo que en ocasiones hay cosas que para mi gusto no encajan mucho. Por ejemplo, el IFE preocupado por una dictadura “cientificista” (no se si esta palabra este correcta), cuando se supone es un órgano encargado de que el proceso electoral se realice de manera adecuada. Las risas sarcásticas creo están de mas, el texto por si solo te debe de dar la burla irónica sin expresarla directamente. Me encantó lo del transburrito zacatecano. Saludos, Eduardo.

    • nierikadeldesierto dice:

      Hola Eduardo:

      Muchas gracias por tus comentarios. Quizá de pronto si debrayé de más, jaja, (aunque se trataba de jugar). Pero el cientificismo sí existe, fue de hecho una corriente francesa del siglo XIX, con una rigidez mayor a la habitual en las ciencias. Quise jugar con esa rigidez y con la figura del IFE (tan de moda y tan devaluada hoy en día). Mi punto era justo que como de lo que se encarga el IFE es del proceso electoral, es decir, de un proceso democrático; pues una dictadura forzosamente les da mucho que temer (a toda institución democrática, en realidad).

      Y que chido que te gustó el transburrito zacatecano. Si alguna vez has tenido la fortuna de toparte con su antecesor del 2009🙂 sabrás que es toda una experiencia…

      Saludos,

      Ana

  3. Alisma dice:

    Hola, Ana:

    No sabes qué alivio que no hayan vendido Tamaulipas…

    Me gustó mucho la historia de tu “transgato”. Estoy de acuerdo con Eduardo en que tal vez el “ja” está un poquito de más. Yo sólo lo quitaría y ya; siento que el texto está bien redactado y no lo necesita.

    Saludos😉

    • nierikadeldesierto dice:

      Alisma:

      Gracias por el comentario. Es cierto, el “ja” quizá si está de más.
      ¿Eres o vives en Tamaulipas? Escogí Chihuahua y Coahuila por mera cuestrión fonética y rítmica dentro del texto, pero fue muy azaroso. Ojalá no se venda nada!

      Saludos,

      Ana

      • Alisma dice:

        Ji, soy de (y vivo en) Reynosa (Tamaulipas), frontera con McAllen. Así que ya sabes, cuando quieras ir de compras, yo te llevo.

        Saludos😉

  4. Fernanda dice:

    ¡Clap, clap, clap!

    Ana, me encantó tu texto ¿Qué imaginación la tuya caray! Creo que es difícil escribir sátiras políticas sin que suenen a panfleto, pero lo tuyo no va por allá, sino que se concentra en algo divertido que, sutilmente, dice muchas verdades de lo que vivimos ahora… transgatos… trangripes… transnarcos…

    Creo que la referencoa al chupacabras sobre, porque salta por sí sola. Me encanta la idea de la dictadura cintificista. ¡Ojalá!

    Y qué chida la premonición para 2011 ja, ja (¿Calderón? Ni de la Barca) ja

    • nierikadeldesierto dice:

      Fernanda:

      Sí, en efecto no era la intención hacer sátira política, aunque la situación actual por si sola, ya da mucho para reirse un buen rato…

      La idea era justo esa, que el transgato acabara siendo uno más de esos distractores que se le da a la gente a cucharadas como los que muy acertadamente mencionas.

      Dudé en mencionar al chupacabras, pero de pronto pensé que no tenía idea qué edades tenían mis compañeros de taller, y si alguien tenía entre 16-18 años por ejemplo, quizá no le saltaría tan evidentemente la referencia. Y si quería enfatizar en ella.

      Jajaja… En efecto, con la premonición del 2011, dejé escapar una mirada coquetea de quien expone una fantasía. A ver…

      Saludos,

      Ana

  5. dubriel dice:

    Me gustó tu historia Ana, por la demora no te preocupes porque si yo tuviera que hacer algo así me tardaría como un año, y eso quien sabe.
    Saludos

  6. magy25 dice:

    Es muy interesante y la lectura se hace fácil y divertida. Simplemente me gusto.

  7. Hola a todos una vez más. Sigue mi ronda de comentarios…

    Me parece interesante la forma en la que el texto desemboca en lo político, pero creo que si la idea más importante es hablar de las distracciones y las manipulaciones de las que somos víctimas con tanta frecuencia, todo el comienzo del texto (que se refiere de manera extensa al lado “científico” del asunto) podría ser más breve; incluso, podría empezarse con la difusión de la leyenda urbana, al estilo de la del “Chupacabras”, y subrayar más la irrealidad de la criatura que sus características “reales”.

    Un detalle: creo que un sonido no puede ser a su vez repugnante y eufónico. Algo hay en esa explicación que no queda claro y debe revisarse.

    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: