Para comentar

Buenos días a todos.

Como complemento del ejercicio de esta semana, en los materiales teóricos del curso tenemos un cuento: “Colinas como elefantes blancos” de Ernest Hemingway. Todos los interesados en discutir el cuento (incluyendo las preguntas base que se proponen en el texto teórico de la semana) pueden hacerlo aquí. Gracias y seguimos…

5 respuestas a Para comentar

  1. Fernanda dice:

    Sólo para abrir los comentarios:

    1. Sin duda es un estupendo cuento. Dialogan dos personas que, aunque no tienen sus congojas en la misma sintonía, comparten un mismo miedo. Hay que tomar una decisión, antes de que sea irremediable.

    2. Es un diálogo rápido y plano que obliga al lector a ponerle el tono a la conversación. No te da elementos o referentes para conocer el verdadero estado de ánimo de ellos ni el matiz que le dan a lo que están conversando. Así, una al leerlo puede, por ejemplo:

    a) Imaginar a una mujer afligida, casi obligada a abortar pero suficientemente cobarde para negarse;

    Pero desde otra lectura, puedes:

    b) Imaginar a una pareja que tomó junta la decisión y es cómplice en la solución como lo fue en la travesura. Dos que sólo quieren seguir viajando y bebiendo.

    Digamos que, a mi parecer, eso lo convierte en un texto con innumerables lecturas. Un gran mérito sin duda.

  2. Fernanda dice:

    Me gustó mucho el texto “SOLTAR LA MANO” (2), en el taller. La primera vez que me di cuenta de la magia del proceso de imaginar -hacer imágenes- de lo que vas leyendo. Me pasó con Pedro Páramo. Rulfo nunca da pistas de su aspecto físico, pero estoy segura de que todos, cuando escuchamos ese nombre lo imaginamos con rostro y figura (igual que a Juan Preciado, a Susana San Juan, a Miguel Páramo o al Padre Rentería). Lo mejor es que, además, lo más probable es que los Pedros Páramos de todos se parezcan entre sí.

  3. caskabel dice:

    Hola! Antes que nada lamento el destiempo del comentario. Espero pronto poder alivianar mis cargas y ser más puntual con todos ustedes…
    Fernanda abrió la discusión y concuerdo con ella en el punto 1: el cuento es impecable y el tema es la decisión impostergable que debe afrontar la pareja. Sin embargo, hay algo que para mí es claro, y de allí muchas cosas, como la metáfora de su título. Ella no quiere abortar aunque jamás lo diga directamente y todo el tiempo se conforme con insinuar su negativa. Aún cuando el hombre habla de estar dispuesto a dar el paso por ella, en ningún momento sentí que esto fuera verdad. En realidad, quien está cediendo es ella al no exponer claramente sus sentimientos. La posición del hombre me suena bastante clara y despiadada, la de ella es más como de desconsuelo. Cede por una supuesta felicidad, por un falso estado de bienestar que él le promete si siguen como antes. En fin, este cuento muestra en su escenario y en el diálogo lo que no se puede decir explícitamente sin que la pareja deje de existir…
    Saludos,
    Alejandra

  4. Eduardo De la Rosa dice:

    Esta maravilloso este cuento. A mi me dejo muy en claro lo que estaba sintiendo y pensando cada personaje. Por una parte, la muchacha estaba enojada y frustrada de que su pareja no tuviera el más mínimo interés de no realizar la operación. No me parece que ella este cediendo a practicársela, ya que no se llega a ese desenlace en la historia, pero si se nota preocupada por que él le ponga atención a ella. Por la forma como la muchacha se expresa se nota que esta deprimida y triste de que no va a obtener de él lo que esta deseando.

    Por otro lado, el es una persona egoísta que ni siquiera se preocupa porque ella este tomando cerveza y anís en su estado de embarazo. La preocupación mayor que el tiene es que la operación se lleve a cabo y que el parezca ante los ojos de ella una buena persona, ya que le esta dando la opción de que decida “lo que ella quiera”. Sin embargo, la esta tratando de manipular para que tome la decisión de abortar, utilizando una especie de chantaje de que si no lo hace las cosas entre ellos no volverán a ser igual que antes. En él podemos ver también que hay culpa de expresar su frialdad y sus verdaderos sentimientos a ella, es por eso que trata de pasarle la responsabilidad de la decisión para “curarse en salud”.

  5. nierikadeldesierto dice:

    El cuento está sensacional. Sí te logra meter en la tensión entre los personjaes, tan sólo esbozando fragmentos de una conversación. Creo que el uso de ciertos detalles son indispensables para ello, como por ejemplo señalar numerosas veces hacia dónde dirige su mirada la chica (eso nos da una imagen de una mujer que no mira a los ojos a su compañero porque no quiere verlo, porque está pensando en otras cosas, y es le da más fuerza a su estado de ánimo).
    A mí también me queda claro que ambos desean distintas cosas, ella no quiere abortar, quiere intentarlo (“—¿No significa nada para ti? Hallaríamos manera.”). Lo que a ella le aflije no es haber quedado embarazada, sino tener que renunciar a esa experiencia aunque no haya sido planeada.
    Él en cambio, no desea un hijo, para él el conflicto no es el aborto, sino el haberla embarazado. Es completamente manipulador diciéndole lo sencillo que es, que eso es lo único que les molesta, que como está preocupado no puede disfrutar los comentarios ocurrentes de ella… Incluso le dice que podría dar el paso si significa ALGO para ella (ya con eso demerita el hecho por completo, pues lo hace ver como si le estuviera haciendo un favor).
    Sin embargo me da la impresión de pronto que ella también manipula, como cuando le dice que lo hará porque ella no se importa. Eso hace que para mi la historia tampoco esté definida. Ella podría buscar la forma de convencerlo, no sé.

    Algo que se me hizo muy importante fue la presencia de la felicidad. Ambos hablan de ello como si la operación o el embarazo la determinaran. En ciertos momentos se habla de ella con ironía y en otros con la seriedad del que cree tener todas las respuestas. (Para él eso es lo único que los hace INFELICES).
    Aquí es donde veo el mayor mérito del cuento. Narrando ciertos detalles fundamentales se genera una atmósfera que hace que el lector entienda el veradero estado de ánimo, independientemente de las palabras “dichas” por los propios personajes.

    Ana

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: