La llanta

Anécdota:

 

“Una mujer realiza un esfuerzo enorme por cambiar una llanta a su auto y fracasa”

 

Historia

 

Lola mira a través de la ventana que a comenzado a llover, decide salir más temprano ya que la gente se apendeja cuando llueve y ella reconoce sus limitaciones al manejar en esas condiciones. Ve su reloj y son las 6:30 a.m. tiempo suficiente para llegar. Sube a su auto y comienza el viaje. De repente cae en un hoyo ¡Vale madre, pinche hoyo, seguro se chingo una llanta! Se orilla. Se baja del auto y observa que la llanta ya no sirve ¡Ahora voy a tener que cambiarla, tendré que quitar las seis tuercas! ¿Cómo lo haré? Nunca lo he hecho. Mira si viene algún conductor que le pueda ayudar, pero a esa hora nadie se detiene, todos tienen prisa. Saca la refacción, la llave de cruz y el gato hidráulico de la cajuela. Trata de quitar las tuercas “Mira que sorpresa”, ¡me ahorraron trabajo!, “No tiene seis tuercas sino cinco”, pone la llave de cruz en el birlo, hace un esfuerzo para aflojarlas y no puede. Se da cuenta que se necesita más fuerza. Piensa: ¿Realmente se necesita la fuerza de un hombre? No se da por vencida y se sube a la llave de cruz y brinca varias veces. Con ese método quita todas tuercas, saca la llanta y la deja acostada en el pavimento, rodando trae la refacción la sube y con la zapatilla se ayuda para empatar los orificios y poner la tuerca. Se percata que se le ha roto la media. ¡Hasta la puta media se fue! Después de algunos intentos por fin entra uno. Pasa un motociclista repartidor de periódico, detiene su moto enfrente de ella, pero no se baja, entonces ella le grita ¡Que ves pendejo!, él hombre se hace para atrás y comenta ¡Pensé que era un ángel caído, pero sólo es un biscocho remojado! La mujer empapada y furiosa sigue en su labor de atinarle a los huecos para poner los birlos. Para apretarlas se sube una vez más a la llave de cruz y salta sobre ella. Mira nuevamente el reloj a pasado una hora “que difícil, pero lo logre ¡sin ayuda de ningún macho! Mira la llanta y le da un golpecito con el pie. Guarda la llanta averiada, la llave y el gato. Se sube al coche, lo enciende y se pone en marcha, al avanzar unos cuantos metros la llanta sale volando, el coche se ladea, ella empieza a llorar y grita ¡Puta madre, que sólo un hombre puede cambiar una llanta! Sabe que no puede continuar y ahora no llegará a tiempo al trabajo.

6 respuestas a La llanta

  1. Eduardo De la Rosa dice:

    Me gustó el final, es una mini tragedia con humor negro muy bien utilizado. No soy nada puritano, pero se me hace un poco excesivo el uso de malas palabras en el texto. Creo que no siempre son necesarias o no siempre encajan bien en un texto, por ejemplo, en tu historia encajan más cuando ella expresa su frustración, pero no encajan bien como parte de quien esta narrando la historia “ya que la gente se apendeja cuando llueve”. Tiene algunos errores de ortografía donde faltan letras. Saludos, Eduardo.

  2. nierikadeldesierto dice:

    Hola:

    Tuvo partes muy graciosas.
    Quizá podrías dejar que el lector descubriera la anécdota después, en vez de ponderla desde el principio porque hace obvio hasta el final.
    En varias palabras te faltan acentos y escribes a veces “a” donde debe llevar “h”, ej: “el reloj (h)a iniciado…”

    Concuerdo con Eduardo en que este texto en sí no te pide tanto uso de groserías, podrías darle esa misma fuerza usándolas en los momentos más estratégicos, porque me parece que se queda más como una narración oral que un texto escrito, no sé.

    Saludos

    Ana

  3. Alisma dice:

    Hola:

    Me reí bastante con la autosuficiente mujer. Coincido con lo de las groserías. Aparte de eso sólo lo leería de nuevo para revisar la redacción.

    Saludos😉

  4. Y ahora el resto de mi comentario…

    Hay que revisar la puntuación, y en especial las comas, porque en muchas ocasiones el ritmo se aplana, es decir, las pausas parecen todas de la misma duración y no es así necesariamente, además de que el orden lógico de las frases se oscurece. Por ejemplo, el arranque: “Lola mira a través de la ventana que a comenzado a llover, decide salir más temprano ya que la gente”…, etc. La coma antes de “decide” hace pensar que lo que vendrá es una enumeración de las acciones de Lola, pero en realidad no hay una tercera y el texto se va por otro lado. Allí podría haber habido una pausa más larga y contundente: un punto y seguido, un punto y coma o hasta dos puntos, dado que la lluvia es justamente la razón por la que decide salir más temprano y una de las funciones de los dos puntos es separar, en determinadas ocasiones, antecedentes y consecuentes.

    Sobre las “malas” palabras, creo en general que un personaje de ficción puede decir las que le plazca, siempre que cuadren con su carácter (que para él o ella sean verosímiles) e incluso la voz narrativa puede usarlas, cuando se propone dar a la narración cierta atmósfera cargada. Ahora bien, en este caso particular la que me inquieta es la observación, hecha por el narrador, de que la gente “se apendeja”. ¿Es el narrador quien opina esto, o es Lola? A veces, un texto en tercera persona, en el que un narrador cuenta hechos como vistos “desde afuera”, puede hacer el truco de comunicar el pensamiento de los personajes sin citarlo literalmente, usando el vocabulario de los personajes para decir algo. Es una estrategia interesante, pero no me queda claro que haya sido la intención usarla aquí.

    (Un ejemplo de este truco es “Cartas de mamá” de Julio Cortázar.)

    Saludos y seguimos.

  5. ange1ica dice:

    Hola:
    Me gustó mucho tu relato, mantiene la atención y además tiene ritmo.
    Si hay que corregir algunos signos de puntuación para darle más fuerza, pero a mi me gustó.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: