Bisgato

Fernanda

Durante un muy remiso, pero también acertado, escrutinio a la biblioteca de Casares, descubrimos (disimulado bajo un altero de documentos amarillos) un cofre de madera apolillada que contenía cinco cartas personales, dos pergaminos indescifrables, una cajetilla de cigarrillos rubios (de una marca descontinuada) y una hoja, doblada por la mitad, que había sido arrebatada de algún libro hacía muchísimos años. Evidentemente, aquel cofre, con su preciado contenido, había sufrido los estragos de alguna inundación inoportuna sucedida al menos hacía un par de décadas, pues los documentos que contenía estaban tan deteriorados, que apenas era posible entender algunas líneas. La hoja arrancada al libro, seguramente gracias a su doblez, había conservado con menor quebranto parte de su tinta original y, era posible leer fracciones de su contenido. Era la página 874 de una enciclopedia. Al centro, y coronado por un círculo de tinta negra dibujado a mano, destacaba un artículo que definía la siguiente palabra:

Bisgato. (De Orbis-cattum) Terra donde se fundó Uqbar. Ubicada cuarenta kilómetros al noroeste de la cañada de Petrön y veintiocho kilómetros al sur del Cráter de Akzurt || Silas Haslam o Siyias Haslam (conocido como Bisgato). Nombre público del poeta, monarca, adalid y cronista de la Ciudad de Uqbar || Bisgatoë. Nombre de una congregación presuntamente secreta encargada de…

El resto del documento resulta ilegible. Al calce, con la letra temblorosa, como la de alguien que pareciera escribir sin ver dibujarse sus propias letras, se alcanza a leer la siguiente anotación: cyclopedia apocrypha.

2 respuestas a Bisgato

  1. Alisma dice:

    Hola, Fernanda:

    Me gustó, pero especialmente me interesó:

    “Bisgatoë. Nombre de una congregación presuntamente secreta encargada de…”

    Mmm… muchas posibilidades para esa congregación.

    Saludos😉

  2. Buenos días a todos. Regreso con una ronda de comentarios que será más veloz que otras; una disculpa si sueno demasiado breve:

    Este pastiche me parece muy bueno, Fernanda: no sólo están las referencias a “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius”, aquel gran cuento de Borges, sino algo de los giros del escritor, de las palabras que acostumbraba usar.

    Saludos…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: