Anticipo del nuevo tema

Hola a todos. Por favor asómense a sus buzones de correo electrónico, donde ya debe estar un aviso sobre nuestro nuevo tema.

Esta nota es sólo para abrir boca, pero contiene una pregunta que merece considerar y que les pido que comenten aquí mismo. La pregunta es:

Muchas veces decimos que una historia nos “atrapa”, que nos atrae hasta el punto de que no podemos dejarla y queremos (necesitamos) saber en qué termina. ¿Por qué será?

16 respuestas a Anticipo del nuevo tema

  1. Uno. Por curiosos.
    Dos. Porque el narrador supo cómo mantener el interés del lector. Tal vez un juego de revelaciones e incertidumbres bien dosificadas a lo largo de la trama.

    Saludos y gracias por el taller.

  2. ange1ica dice:

    Bueno creo que son varios puntos, me parece que si una lectura nos atrapa es porque nos dice algo, algo que nos interesa o bien que despierta nuestro interés por saber de ello, también puede ser que el escritor sea tan bueno que nos atrape su trama por lo bien narrada que está (supongo que ese el el mayor chiste de un buen narrador).

  3. Alisma dice:

    Hola:

    Coincido con Fernanda y Angélica en que la manera en que el escritor va hilando la historia y nos la presenta es uno de las cosas que mantiene mi interés, pero lo que termina por cautivarme son los personajes; sentir empatía con ellos, así sea la persona más perversa, me interesa conocer sus diferentes facetas y poder comprender un poco lo que lo motiva a actuar de una u otra manera. Me gusta mucho que me muestren sus imperfecciones, dudas, temores… eso es lo que a mí me los hace reales y me lleva a querer saber más de ellos y en qué termina su historia.

    Saludos😉

  4. dubriel dice:

    Cuando una narración me atrapa es porque no adivino qué es lo que va a suceder.
    No se cómo va a reaccionar el personaje ante una situación, cada vez que volteo la hoja del libro, abro la puerta a otras circunstancias de la historia.
    Saludos

  5. nierikadeldesierto dice:

    Sí es importante que la historia esté bien narrada, pero creo que si de lo que estamos hablando es de que “atrape”, nos estamos refiriendo principalmente al lector. Y entonces dependería en muy buena medida de que éste se conecte con la obra; como dice Alisma, que sienta “empatía”. No necesariamente debe identificarse con los personajes o con la situación, pero en algún punto como lectores simplemente nos conectamos con una narración o no.
    Imagino dos líneas (la de la obra una vez que se ha independizado del autor, y la del lector en el contexto específico en que va a leer la obra). Esas dos líneas pueden correr paralelas por muchas razones; y eso puede depender tanto del autor como de la disposición del lector.
    Pero cuando logran tocarse, aunque sólo se rocen en un único punto como una tagente, ahí es cuando la historia nos “atrapa”.
    Por eso creo que si bien contribuye muchísimo la narración efectiva del autor, también es necesario hablar de la disposición del lector.

    Ana

  6. Alisma dice:

    Hola, Ana:

    Estoy de acuerdo, la disposición del lector es sumamente importante. Y eso me lleva a que, algunas veces (y relacionado con lo que dices), puedes leer el mismo libro en dos etapas de tu vida y encontrarle un sabor totalmente diferente en cada una… algo así me pasó cuando leí “El amor en los tiempos del cólera”, de la primera vez que fue en secundaria, a la segunda… ejem.. un poco más madurita, ji… la historia y sus personajes me parecieron cosas muy distintas.

    Me atrapó mucho más la segunda vez.

    Alisma😉

  7. nierikadeldesierto dice:

    Claro, justo a eso me refiero. Como lectores nunca leemos el mismo texto dos veces de la misma manera. Y nunca hay dos lectores que lean lo mismo en la misma obra. Aunque sea la misma obra. El autor una vez que la termina la deja libre, el que la completa es el lector; y los factores que intervienen son meramente contextuales: la edad, el estado de ánimo, de salud, las experiencias…

    Ana🙂

  8. Yo creo que más bien se trata de la conjunción de una serie de elementos donde, efectivamente, algo tiene que ver el punto de vista del lector, pero en gran medida, el pero de atrapár está en las habilidades de quien narra. En muchos casos el lector se predispone a dejarse atrapar por una lectura, sin embargo, en tiempos en que leer no está de moda es un mérito escribir algo que la gente lea desde la primera hasta lá última palabra.

    Creo que para ello es tarea del narrador la construcción de una buena trama, con suficiente dosis de intriga y, sobre todo, la construcción de personajes sólidos, con los que el lector pueda sentir empatía y acompañarlo a lo largo de la anécdota o anécdotas que tiene que contarnos. Creo entonces que, para seducir al lector, tenemos que provocar que se identifique con lo que estamos escribiendo. Que encuentre algo que lo haga preocuparse por el personaje, sentirlo propio, obligarlo a querer conocer su destino. Cuando eso pasa, no hay modo de abandonar la lectura. No sé, pero es buen tema para pensarlo.

  9. caskabel dice:

    Quizá la fórmula del enganche sea una mezcla entre misterio y arte. Misterio porque hay libros que nos atrapan como lectores sin que sepamos exactamente porqué, y que logran amplíar nuestros intereses o conocer nuevas facetas de nosotros mismos. Cuando una narración engancha misteriosamente, me refiero a cuando es una lectura que no creíamos nos iba a envolver de esa manera; es un sentimiento maravilloso que todos hemos experimentado. Arte, en cuanto a que hay que reconocer el trabajo que el narrador realiza para lograr este enganche. Aquí entrarían componentes como la verosimilitud (que el relato sea creíble, convincente), y técnicas de identificación que se logran a través de los personajes y los diálogos.

  10. machuca142857 dice:

    La trama, los personajes que intervienen,los sucesos, la forma en que son manejados, pueden “atraparnos” dfeinitivamente. Pero es el desenlace el que hace que una historia quede por siempre grabada en nuestra memoria,la epilogo es el broche con el que cierra el autor su obra. Taurinamente podemos decir “que lo bien toreao es lo bien arrematao”

  11. Eduardo De la Rosa dice:

    Definitivamente la trama y como nos atrapa es súper importante en la lectura de un texto, sin embargo yo pienso que como persona estamos también acostumbrados a que las historias tengan finales, un desenlace, bueno o malo. Creo que no nos quedaríamos tranquilos si vamos al cine y la película no tuviera final. Lo mismo con una canción, si el coro sonora y sonara no hartaría. No se cual sea la razón de esto, pero creo que es parte de algo que hace que como personas no nos sintamos tranquilos o completos si no se tiene un final en una historia. Aun en las serie de tele eternas, en donde se tienen tramas de suspenso que nos hacen devorarnos los capítulos, o esperar a la siguiente semana el que viene, se tiene una especie de final por capitulo que hace que nos quedemos de cierta forma tranquilos. Si bien es cierto que muchas veces lo finales de lo libros no son tan vigorosos y enriquecedores como la trama, siempre son necesarios porque nos hacen querer llegar a un punto (o a veces no querer llegar). En fin, ¡Saludos a todos! ¡Y Muchas Gracias por sus comentarios y recomendaciones que me dieron!

  12. Fernanda dice:

    Creo que tienes razón Eduardo, yo también adoro los finales interesantes o sorpresivos. Hay historias cuyas últimas revelaciones hacen que el resto valga la pena, sin embargo, creo que el final no es nunca lo que nos atrapa, aunque llegar a él es prueba de que la trama si lo hizo. Hay historias que me han atrapado, con finales decepcionantes, pero un final por sí mismo, no puede atraparte. (A menos que el desenlace, se revele desde el principio y el interés esté en cómo se llegó allí). Me gustan estas reflexiones y el chance de compartirlas.

  13. Alisma dice:

    Estoy de acuerdo, me encantan los finales sorpresivos, pero coincido con Fernanda que el final nunca es lo que me atrapa; la historia debe hacerlo, porque si no lo hace, difícilmente llego a él -bueno, llego, pero con una pistola en la espalda-. También creo que hay historias que te atrapan de una manera tan sutil que no te das cuenta. Estas historias son las que no tienes urgencia por devorar, más bien lo que quieres es que no termine para poder saborear cada palabra y, de página a página, te detienes para reflexionar acerca de lo que vas leyendo. Esto me pasó con Javier Marías en “Corazón tan blanco”… novela que tiene un desenlace muy, muy bueno… ji, bueno, a mí me gustó😉

  14. nierikadeldesierto dice:

    Respecto a lo que dicen de los finales, coincido con Fernanda y con Alisma de que no necesariamente son lo que atrapan (aunque es un elemento importante).

    Decía Milan Kundera que las novelas no debían ser como una carrera de bicicletas en que se da un corredero por llegar a la meta; sino que debían ser más bien como comerse un pato, un manjar; porque de lo que se trata es de disfrutar todo el proceso y no sólo el momento en que te lo acabas.

    Saludos

    Ana

  15. jmirandac dice:

    Yo creo que el que una historia nos atrapa se debe a la curiosidad por saber en que termina unido a lo bien que este contada que nos hace sentir que si lo dejamos no vamos a poder dormir pensando en cual es el final de la historia. Te puede atrapar por que el tema es de tu interes particular que hace que no dejes de leer hasta que termines, por lo que en parte depende de la historia de vida que cada uno de nosotros trae que hace que algunas historias sean imposibles de dejar de leer hasta terminarlas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: