En el bosque de los sueños extraviados…

“…El soldado se enfureció y se fue corriendo a un espeso bosque…”

Durante cien días y cien noches, el soldado vagó por el bosque que no era cualquier bosque, sino uno encantado.

Ahí vivían todo tipo de criaturas imposibles y vagaban perdidos todos los sueños olvidados. Algunos flotaban suspendidos en las ramas de los árboles de corteza plateada, anhelando ser recordados. Pero la memoria sólo es propia del que vuela y al soldado la guerra le había cortado las alas.

Extraviado vagó sin rumbo ni comprensión. El coraje y la tristeza le carcomían por dentro.

Los sueños huérfanos le parecían fantasmas sin risa colocados ahí por una razón que él jamás comprendería…

Al cabo de siete días construyó un refugio en el que se escondía del sol y de la lluvia. Trataba de merodear cerca porque el bosque era circular y los caminos se movían con la constancia del viento y con la perversidad del hombre.

A mediados del tercer mes tomó todas sus pertenencias dispuesto a salir del bosque y hallar suerte en otro lado, pero ignoraba que la única salida era la compasión provocada en una criatura voladora.

Así que aún fue un ciclo lunar entero el que tuvo que esperar; y déjenme decirles que fue el más difícil. Todos sabemos que el tiempo se extiende en cuanto lo comenzamos a medir… El cansancio y el hartazgo lo envejecieron unos años y por ello le cambió la mirada.

Ahora esos fantasmas que a su vista eran los sueños olvidados, se transformaron en pequeñas perlas que brillaban ante el más mínimo roce.

Y cuando finalmente se atrevió a tomar una, fue como haber hallado un espejo que devuelve la mirada con los ojos de la más terrible pesadilla.

Corrió como nunca había corrido en su vida.  Exhausto “…iba tenderse bajo un árbol a descansar cuando vio a un dragón de seis cabezas que volaba hacia él…”

7 respuestas a En el bosque de los sueños extraviados…

  1. nierikadeldesierto dice:

    Disculpen todos la tardanza. Yo nunca había usado un blog y hasta recibir el mail con instrucciones para bebés fui capaz de publicar.. Saludos!

  2. Me pasa algo parecido a lo que con el cuento de “La magia del dragón”. El texto en sí me parece padrísimo, pero no muy en la onda de los cuentos rusos que, no sé, como que los recuerdo más naturales en la forma de contar las cosas. Es decir, toda vez que en la “mitología” o “inventario de personajes y fauna fantástica” de la tradición rusa todo es posible, no recuerdo leer cosas como “criaturas imposibles”. Sino una forma de contar más relajada, muy del estilo de cómo lo cuenta una abuela a sus nietos alrededor de una fogata, en la onda del “Erase una vez”. Fuera de eso, la palabra “vagar” la usas en los tres primeros párrafos, podría cambalachearse al menos una. Los escenarios propuestos me parecen padrísimos, quizá los describiría más como si pensara que quien lee mi cuento es un niño o niña.

    Besitos

  3. Alisma dice:

    Hola, Ana:

    Me gustó conocer este nuevo capítulo.

    En el párrafo en donde haces mención del tiempo, me parece que dejas de contar la historia y añades ideas personales que cortan un poco la fluidez de la narración.

    Si me permites -y en mi muy humilde opinión-, si quitas el “y déjenme decirles que fue el más difícil. Todos sabemos que el tiempo se extiende en cuanto lo comenzamos a medir…”, proporcionas la misma idea con una imagen padre sin que sea muy notorio que se trata de tu punto de vista.

    Saludos😉

  4. lizzava dice:

    La idea de un bosque en donde vagan los sueños olvidados me parece realmente buena y creo que podrías desarrollarla mucho más. Coincido con Fernanda en que los escenarios que propones son muy buenos… ¿por qué no describirlos más?

  5. nierikadeldesierto dice:

    Hola. Muchas gracias por sus comentarios. Los tomaré en cuenta para hacer algunas modificaciones.

  6. Eduardo De la Rosa dice:

    Me gustó la forma de crear espacios y describirlos. También me gustó la forma poética de expresar algunas ideas (sobretodo en los últimos párrafos). Al final ya no me quedo claro si el dragón era una buena señal o no, me pareció que era como la esperanza que aún podía tener el soldado. En el último párrafo te faltó poner una “a” … “iba a tenderse…” Saludos.

  7. Hola. Siguen mis comentarios…

    Este fragmento encaja clara y directamente en un punto preciso del cuento original, e incluye nueva información sobre la importancia del dragón en la vida del soldado. Lo que me llama la atención es el cambio de tono: no sólo los elementos mágicos se vuelven más abstractos (sueños en vez de ollas, por ejemplos) sino que la actitud del narrador, por decirlo así, cambia, como sucedía en algún otro texto de los de esta ronda: se vuelve más escéptico (hay cosas que se declaran imposibles) y explica ciertas cosas con imágenes (“la memoria sólo es propia del que vuela y al soldado la guerra le había cortado las alas”). De nuevo, esto no es malo, pero da a pensar en una perspectiva distinta, y como la perspectiva es algo de lo que más útil nos será controlar a la hora de contrar nuestras propias historias, hay que mencionarlo.

    El asunto de la memoria, pienso, podría haberse aprovechado más. Suena a algo más sofisticado que el cuento original, donde las necesidades más perentorias de la vida son las que más cuentan y en realidad los personajes no reflexionan mucho, pero de todas formas es un gran tema de historias fantásticas. Busca en la red alguna descripción del dios Odín (de la mitología escandinava) y de sus cuervos mascotas: un artículo muy breve sobre el asunto está aquí.

    Seguimos…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: